CRÓNICAS BALCÁNICAS: PARQUE NACIONAL DE PLITVICE


El interior de Croacia "esconde" uno de los mayores tesoros naturales de Europa, el Parque Nacional de los Lagos de Plitvice es un lugar único y bello declarado Patrimonio de la Humanidad en 1979. Una espléndida extensión de montes boscosos y lagos de un color turquesa casi surrealista, como si los colores se hubiesen saturado con un software virtual. Este exuberante parque incluye una amplia gama de flora y fauna: Hayas, abetos, pinos y fresnos y por la parte animal contamos con: Osos, zorros, jabalíes, tejones, águilas, búhos y halcones.








CAMINAR SOBRE LAS AGUAS
Si tenemos que quedarnos con una imagen corporativa de Plitvice, elegimos la de las omnipresentes pasarelas de madera, nuestras inseparables amigas durante la ruta que se extienden a lo largo 18 Km. sobre los 16 lagos del parque, las pasarelas discurren serpenteantes por todo el recorrido, sorteando obstáculos, adaptándose  a la escarpada orografía del lugar con el ruido de fondo del estruendo del agua correr, durante todo el recorrido del parque no puedes salirte del sendero predeterminado. 

Si optamos por el recorrido más habitual (la ruta H) La mejor manera de iniciarlo (La menos dura) es desde la Entrada 2 del Parque, así empezaremos la ruta desde los Lagos Superiores hasta los Lagos Inferiores. El recorrido a pie incluído el barco que cruza el Lago Kozjak nos llevaría un tiempo de 7 horas. Incluidas paradas para comer y descansar un poco.


De todas maneras las sensaciones respecto a este lugar son encontradas. Sinceramente, la culpa es mía, uno va con el "hype" a tope y luego pasa lo que pasa, la decepción te golpea en la cara de manera inesperada. No me malinterpretéis tampoco, jamás voy a renegar de tan magnífico lugar como ya he dicho declarado Patrimonio de la Humanidad prestigioso logro al alcance de pocos.





El problema es que uno iba con las expectativas muy altas y aparte de todo eso nos topamos de nuevo con el consabido dilema de la masificación excesiva de los sitios turísticos. Hace unos meses mantuve una discusión con un amigo acerca de este tema: El mantenía que los lugares más bonitos de la Tierra (No hicimos hincapié en los lugares declarados Patrimonio de la Humanidad ya que muchos de ellos no tienen turismo ni acceso al público) deberían estar muy controlados en el tema de visitantes para proteger su belleza y hacerlos más exclusivos, yo dije que no se podía vetar el acceso a que las personas tengamos ese derecho universal a visitarlo y convertirlo en un lujo que acabaría siendo más accesible a personas con poder adquisitivo. (Como se planteó en las cuevas de Altamira)


























La conclusión es que después de visitar Plitvice, a uno le hace plantearse muchas cosas: Es imposible disfrutar realmente de un lugar tan idílico donde hordas de turistas vamos en algunos tramos del recorrido en fila india como borregos, con las obligadas paradas donde los palos de selfie toman protagonismo y siembran su reinado del terror para inmortalizar esas poses, donde los grupos organizados de ruidosos turistas chinos rompen por completo el encanto del lugar.

Afortunadamente, Plitvice es lo suficientemente grande como para pararse en lugares más o menos escondidos, poder hacer paradas y abstraerse con el entorno. Pues eso, definitivamente deberían hacer un cupo de visitantes por día.






























La fama en cierto modo del parque es merecida, aunque muchas veces es preferible no ir tan informado previamente de un lugar para evitar "una pequeña decepción" y llevarse más sorpresas. De todas maneras se nos olvida de que estamos en Croacia, un país que ya lleva bastantes años "muriendo de éxito" por su turismo, es algo que iremos comprobando a lo largo del viaje.








Damos por terminada la visita al Parque Nacional de los Lagos de Plitvice, con una pequeña pincelada histórica . Fue en Plitvice donde se inició la Guerra de los Balcanes, cuando el 31 de Marzo de 1991 los rebeldes serbios tomaron la oficina central del parque. El policía croata de la oficina, Josip Jovic, fue la primera víctima mortal de la guerra. Los serbios tuvieron la zona tomada durante toda la contienda con los hoteles convertidos en cuarteles. El ejército croata recuperó el parque en Agosto de 1995.


































Reflexionamos sobre lo acontecido en el día y el pasado reciente convulso de Plitvice con una buena cerveza en la mano en la cercana Pansion Krizmanic. Al día siguiente toca cambiar de aires y de clima para acercarse a la costa dálmata.







PRÓXIMA PARADA: ŠIBENIK

Share:

0 comentarios

Recomendamos:

3 PELÍCULAS PARA SENTIRSE "ORGULLOSO"

Desde LMD, una vez más de manera oportunista nos subimos al carro de la actualidad y las celebraciones del World Pride madrileño. Y como no....