11/5/10

Mitologías rockeras: (1) La muerte de Bob Marley


Todas las muertes prematuras de estrellas de la música terminan generando leyendas absurdas.La de Bob Marley en Abril de 1981, a los 36 años, no es una excepción.



La historia oficial tiene mucho de mala suerte: en 1977, Marley se hizo una herida en el dedo gordo del pie derecho jugando al fútbol. Esa lesión le provocó un melanoma maligno que se le extendió a todo el cuerpo, y una mañana de Septiembre de 1980, mientras hacía footing en Nueva York, cayó redondo.

Entonces se le diagnosticó el cáncer y poco tiempo de vida. Bob aún dió un concierto más antes de viajar a Alemania a que le trataran. Cuando el final era inminente, Bob quiso regresar a Jamaica para morir allí, pero en la escla en Miami le tuvieron que hospitalizar, y falleció allí. Hasta aquí los hechos...Ahora, las leyendas urbanas:





1. Bob palmó porque se negó a que le amputaran el dedo del pie, algo que prohibe la religión rastafari.


2. Se negó a la quimioterapia, para no perder sus rastas.


3. Bob murió de sobredosis de marihuana...sin comentarios.


La teoría de la conspiración, popular entre los jamaicanos para los que Marley es casi la encarnación de Jah, dice que murió por intereses de los políticos jamaicanos o por los de la muy siempre socorrida teoría de la CIA, que siempre aparece en todos los fregaos.




Es cierto que en 1976, unos pistoleros de unas de las facciones políticas en lucha atentaron contra el cantante, pero no sufrió más que heridas leves en el pecho y un brazo.


Definitivamente, Marley murió por una herida en una pachanguita de fútbol. Para que luego digan que hacer deporte es sano.

4 comentarios:

Pérez dijo...

Yo una vez me caí con el Vespino cuando volvía de sisarle unas pelis al Ramírez. Era verano e iba en bermudas y con chanclas (Y sin casco, que estábamos en Infantes of course). Al tomar la curva de la calle Tejeras con la de San Isidro me pasé de tumbada y apoyé el pié izquierdo en el suelo.

Como os estareis imaginando, la chancla salió disparada y mi dedo gordo acabó pintando una línea roja en el suelo. La herida la tuve abierta más de dos años.

Después de leer lo que le pasó al pobre de Bob, he de decir que he tenido suerte de poder contaroslo! Juas!

Anónimo dijo...

Espero ansiosa la segunda entrega de "mitologías rockeras", donde espero que se trate sobre el comentado final de Michael Hutchence, cantante de los INXS (pronunciado "in excess", como todo el mundo sabe. El cual se lo montó con un bolsa del Carrefour, (cuando las regalaban) y acabó muy malamente. Tan cierto como lo de Ricky Martin y el armario, que yo no estaba allí, pero una prima mía conoce a alguien que lo vio en la tele y a mí me lo han contado.

Saludos,

Kitkate

Ramix dijo...

JA, JA! Es que esa "chicane" era para hacer las delicias de los vespineros.

Joer! Que gore te ha quedao eso de pintar el asfalto de rojo con el dedo gordo!!

Ramix dijo...

En la próxima entrega de mitologías rockeras:

Jarabe de Palo y Manu Chao ¿que extraño bucle hace que lleven ya años haciendo la misma canción? ¿Caraduras o simples inútiles?

Recomendamos:

2017: LAS CANCIONES (NACIONALES) DEL AÑO

2017: LAS CANCIONES NACIONALES DEL AÑO 20. MISHIMA - Qui més estima 19. DETERGENTE LÍQUIDO - Grimas y meriendas 18. WILD HONE...