LA RUTA NIPONA: TAKAYAMA



Tras un pequeño parón bloguero, nuestro viaje por Japón continúa, hemos dejado atrás Tokio y como ya avanzamos, nos dirigimos en tren al pintoresco Takayama.



Esta pequeña ciudad trabajadora ( o más bien, gran pueblo) de 90.000 habitantes, sigue conservando su encanto tradicional, luce uno de los paisajes urbanos más evocadores de Japón y tiene uno de los festivales más prestigiosos del país.

Su trazado urbano, a modo de tablero de ajedrez, se remonta a finales del siglo XVII e incluye una riqueza de museos, galerías de arte y templos, impensable para una ciudad de estas características.






El viajero encontrará irresistibles sus ryokans (posadas tradicionales) del período Meiji, sus santuarios y templos de montaña y su marco ribereño. El olor a madera y barniz se hace patente mientras se pasea por sus calles.

Takayama se recorre fácilmente a pie o en bicicleta y constituye el perfecto punto de partida (o final) a cualquier viaje a la ancestral provincia de Hida y los Alpes japoneses.



Para adentrarnos al casco antiguo y lugares más interesantes de Takayama, nos dirigimos al norte de la población y basta cruzar el río Miyagawa y encontrarnos con el antiguo barrio de  Sanmachi-suji, este distrito de mercaderes, sigue conservando ese aroma al Japón medieval.

Allí nos encontramos con añejas destilerías de sake, onsen ryokans y antiguas viviendas de samurais proscritos con pasadizos secretos.


































Nos dirigimos más hacia el norte y el terreno empieza a empinarse, estamos en los barrios de Teramachi y Shiroyama-koen, un sendero comunica estos dos montañosos barrios orientales.

Los dos barrios, cuentan con más de una docena de templos, santuarios y cementerios, es sólo un aperitivo, en cuanto a lo escarpado, monumental y explosión de naturaleza de lo que nos encontraremos en la apabullante Kyoto. Todo un evocador y solitario paseo rompepiernas entre musgos, bosques espesos, angostos senderos cayendo la tarde. Una experiencia inolvidable.









































El recorrido nos deja exhaustos, una cena temprana a base de la célebre ternera de hida (gyu) y retirada para disfrutar del ryokan.

Al día siguiente nos esperaban las aldeas históricas Patrimonio de la Humanidad de Shirakawago.

Share:

0 comentarios

LOS MÁS POPULARES:

Recomendamos:

FILMOGRAFILIAS: KURT RUSSELL

66 primaveras contemplan a este actor de ojos claros y con 95 acreditaciones en películas y series desde 1962, si tenemos que definir al...