Crónicas maradonianas: El cementerio de la Recoleta

"Crónicas maradonianas" Así llamaré a mis posts dedicados a mi estancia argentina, llamadme osado e innovador.


Mi primera mañana en Buenos Aires la dediqué casi en exclusiva al cementerio de La Recoleta, teniendo en cuenta que la tenía a dos cuadras de mi estancia "by the face" en la Capital Federal.

Para los entendidos en cementerios góticos, hay dos camposantos en el mundo que pugnan por el simbólico título al más bello cementerio del mundo...uno se encuentra en París, el famoso Montparnasse y el otro el de La Recoleta. Si le preguntas a un argentino cual es el mejor, para ellos no hay duda...La Recoleta ¿Para que preguntar? Sí lo ha dicho un argentino será verdad, me fío más de un argentino que de un francés ¿O era al revés?



Y aquí tiro de Wikipedia que os lo explicará mejor que yo:

El Cementerio de la Recoleta es un famoso cementerio ubicado en el barrio del mismo nombre de Buenos Aires. Los jardines que rodean al cementerio constituyen un área de esparcimiento popular. Por otra parte, Recoleta es uno de los barrios más distinguidos de la ciudad y el cementerio hace honor a esa característica.

Los frailes de la orden de los recoletos descalzos llegaron a esta zona, entonces en las afueras de Buenos Aires, a principios del siglo XVIII. Construyeron en el lugar un convento y una iglesia. Los lugareños terminaron denominando a la iglesia de los recoletos en simplemente la Recoleta, nombre que se extendió a toda la zona. Cuando la orden fue disuelta en 1822, el 17 de noviembre de ese año, la huerta del convento fue convertida en el primer cementerio público de la Ciudad de Buenos Aires.
Los responsables de su creación fueron el entonces gobernador Martín Rodríguez (sus restos descansan en el Cementerio) y su ministro de Gobierno, Bernardino Rivadavia.



Sus dos primeros moradores fueron el niño negro liberto Juan Benito y la joven María Dolores Maciel.
Durante la década de 1870, como consecuencia de la epidemia de fiebre amarilla que asoló la ciudad, muchos porteños de clase alta abandonaron los barrios de San Telmo y Montserrat y se mudaron a la parte norte de la ciudad, a Recoleta. Al convertirse en barrio de clase alta, el cementerio se convirtió en el último reposo de las familias de mayor prestigio y poder de Buenos Aires.


 La Recoleta es eso, un cementerio donde la opulencia y la exageración de sus moradores fué trasladada  hasta la eternidad, sin lugar a dudas es un sitio digno de visitar y si puede ser al atardecer mejor, después de la visita uno puede echarse unos tragos en los numerosos y bulliciosos bares que rodean tan insigne lugar...vida y muerte a tan solo unos metros de distancia.


Más fotos en el Picasa.

Share:

2 comentarios

LOS MÁS POPULARES:

Recomendamos:

FILMOGRAFILIAS: KURT RUSSELL

66 primaveras contemplan a este actor de ojos claros y con 95 acreditaciones en películas y series desde 1962, si tenemos que definir al...