Anelka sindical

Lo bueno que tiene la prensa española es que es tan previsible que apenas hace falta leerla. Me apostaría un café de la máquina a que algún columnista de derechas no dejará ir la oportunidad de comparar a la selección de Francia con los funcionarios o, por hacerlo más actual, con los sindicatos.

Quizá el mismo diario que revelaba hace poco la presencia de 56.000 liberados sindicales en España. Seres como usted y como yo, señora, que viven infiltrados entre nosotros. Nótese la retórica maccartista. Sólo faltó un "si conoce a un liberado sindical, denúnciele a las autoridades".

Sindicalistas y funcionarios, dirán ellos, comparten con Anelka y compañía, el divismo, el apego a la huelga, la falta de solidaridad en tiempos de crisis y encima cuestan un ojo de la cara. Esa parte ya se encargó de avivarla la ministra de Deportes gala quien, con una actitud muy de" mira Juanito cómo se acaba toda la sopa", señaló antes del campeonato que Francia se alojaba en un complejo de cinco estrellas, no como los muchachos españoles, bonachonamente acampados en una residencia universitaria (con aeropuerto).

Esta escuela de opinión, la de "la roja representa el espíritu de equipo que se necesita hoy en la empresa", también estaba ya lista y engrasada, pero tuvo que frenarse ante el desliz suizo. Y planteaba, además, dilemas al columnista intereconómico: pedir a los futbolistas que renuncien a sus primas (como se pide a los trabajadores) es algo tremendamente antiliberal (en el sentido aguirriano de la palabra). Casi de liberado sindical.


Begoña Gómez (ADN.es)

Share:

0 comentarios

LOS MÁS POPULARES:

Recomendamos:

FILMOGRAFILIAS: KURT RUSSELL

66 primaveras contemplan a este actor de ojos claros y con 95 acreditaciones en películas y series desde 1962, si tenemos que definir al...