CINE OCULTO: HISTORIA DE UN PUTO NEUMÁTICO ASESINO

El reciente incendio en el cementerio de neumáticos de Seseña, me hizo rememorar una de las películas más absurdas y surrealistas que he visto en los últimos años, un guión demencial que salió de la mente del director y guionista Quentin Dupieux, estamos hablando de la historia de un neumático asesino llamado Robert.





















RUBBER
País: Francia
Director: Quentin Dupieux
Duración: 78 min.
SinopsisCuando Robert, un neumático abandonado descubre sus destructivos poderes telepáticos, pronto pone su punto de mira en una ciudad, y, en particular, en una misteriosa mujer que se convierte en su obsesión. 


Robert enfrentándose a la policía





Seguramente mucha gente al leer la sinopsis de este film habrán pensado que le están follando la mente. ¿Las aventuras de un neumático asesino psicópata que con poderes telepáticos que hace reventar la cabeza a todo bicho viviente? ¿Cómo demonios se puede hacer una película a partir de tan disparatado argumento?.

La respuesta a esa pregunta te la dan en la misma película:  "Por ninguna razón" ¿Acaso las películas tienen que responder a todas las dudas estúpidas  que se haga el espectador durante el visionado de una película?. ¿Porqué tenemos que tragarnos los psicotrópicos argumentos de las películas de David Lynch o la serie Lost?



Una de las escenas de la película y no pregunten porqué esas sillas en mitad del desierto...


Dejando aparte la sacada de chorra de Dupieux jugando con el espectador y dejando claro (mediante un acertado prólogo de metacine) que esta pelicula no da explicaciones de por qué el protagonista es un neumático asesino que mata a gente por puro placer. La película es realmente curiosa, una lástima que conforme avanza el metraje, uno piensa que esto daba solamente para ser un cortometraje.



Share:

0 comentarios

Recomendamos:

3 PELÍCULAS PARA SENTIRSE "ORGULLOSO"

Desde LMD, una vez más de manera oportunista nos subimos al carro de la actualidad y las celebraciones del World Pride madrileño. Y como no....