4/6/11

CaspaCine (2): Cobra

Segunda entrega dedicada al cine casposo, esta vez nos trasladamos a los años 80, década especialmente casposa y cutre en lo que se refiere al cine y la música .




Cobra (1986) es una película dirigida por George Pan Cosmatos, uno de los directores míticos del cutre-cine de los 80. Director reputado que ya nos deleitó previamente con la saga Rambo. Y que en esta ocasión contaría con su actor fetiche Sylvester Stallone, ese portento de transmitir emociones y clases de  interpretación sólo equiparable a actorazos como Steven Seagal o Keanu Reeves....auténticos animales de escenario con gran expresividad en sus rostros.




Posiblemente Cobra haya sido una de las películas que más veces haya visto en mi vida, junto con toda la rehala de films ochenteros, la tenía grabada en una cinta Beta con el cartoncillo y Tesafilm puesto. Y la sinopsis del film es básicamente esta:

El teniente Mario Cobretti, conocido como Cobra, es un policía de métodos expeditivos que está buscando a un peligroso asesino en serie conocido como “El carnicero nocturno”. Tras este nombre no solamente hay un psicópata criminal sino un agrupación sectaria de criminales que desean un mundo nuevo dominado por los más fuertes.
Una testigo de sus fechorías, una modelo llamada Ingrid (Brigitte Nielsen), será perseguida por el grupo con la intención de asesinarla.


Extraigo dos escenas míticas contadas por un usuario de filmaffinity para que capteis la esencia de esta cinta:




Escena mítica número 1:  Sylvester Stallone es avisado de que un zumbado armado con una recortada y unos explosivos aterroriza un supermercado.

Cobra entra en el supermercado con una cazadora arremangada como nunca he visto en otra película y unas gafas de sol que ya querrían algunos de la benemérita para sí mismos.
En el careo entre ambos individuos, el psicópata suelta la típica frase "Tira el arma o vuelo este supermercado".
Pero semejante amenaza no cala en nuestro chulesco héroe, que le responde con la frase "Adelante. Yo nunca compro aquí". Simplemente brutal.



Escena mítica número 2:
Cobra llega a casa después de una agotadora mañana de trabajo. Desafortunadamente, no hay un sitio libre para aparcar. Algo que sería un tedioso inconveniente para el común de los mortales se torna en una mera trivialidad para nuestro entrañable avatar, que simplemente empuja con el morro de su coche el vehículo de unos mexicanos hasta hacer el hueco necesario para estacionar su flamante carro.

Acto seguido, el líder del grupo de los mexicanos se adelanta con paso firme y resuelto para plantarle cara a nuestro héroe, increpándole por lo que ha hecho. Se oye por lo bajo el comentario, impagable, de "¡¡"SÚRRALE" NANDO!!". El tal Nando, sosteniendo un cigarrillo en los labios, mira fijamente a Cobra, que lo aparta con un manotazo en la cara quitándole el cigarrillo "Fumar puede matarte", y, sin venir a cuento y sin tener sentido, le arranca un trozo de la camisa al mexicano, que se queda pillaísimo, como el espectador. Pero es aquí cuando nuestro amado Cobra justifica su conducta con un mágico "¡Y VÍSTETE!



 Aún recuerdo cuando acto seguido de ver la película, me iba a la cocina y cogía una cerilla para ponérmela en la boca como Cobretti... hasta que llegaba mi madre y de un guantazo me la quitaba....Y PEÍNATE!, me decía.

No hay comentarios:

Recomendamos:

LMD PRESENTA: I FESTIVAL DEL CÍRCULO HAUSISTA

Desde LMD nos complace presentaros y sumarnos gustosos a este Festival de cine (Vía Telegram) que empezó este pasado 1 de Noviembre y...

LOS MÁS POPULARES: