LA RUTA BURGALESA: PLÁGARO, DONDE HABITA EL SILENCIO


De los muchos pueblos y aldeas abandonadas que nos encontramos por nuestra geografía española, muchas de ellas se encuentran en Castilla-León, por alguna razón, en esta Comunidad y especialmente en la provincia de Burgos, la cifra es más significativa, quizá sea por tratarse de una zona donde la orografía escarpada del terreno y carreteras sinuosas (por llamarles de alguna manera) aislaron estos pueblecitos y aldeas, donde la electricidad y el agua canalizada nunca llegaron según me contaron por la zona.




Para mí, siempre es un auténtico placer adentrarme en estos pueblos, donde el tiempo se detuvo para siempre y donde la vegetación engulle poco a poco reclamando un terreno que le pertenece.



En esta ocasión nos acercamos a la aldea de Plágaro, situada en el llamado Valle de Tobalina, está a unos 7 kmde la aldea de 8 habitantes de Herrán, donde nos hospedamos en una pequeña casa rural.





Plágaro es uno más de los pueblos del noreste burgalés que no pudieron aguantar la ola de la emigración. Sus últimos habitantes lo dejaron a principios de los 70. Lo que hoy vemos son unas pocas casas que aguantan en pie acosadas por la vegetación que parece descender desde la sierra de Arcena.  El nombre podría provenir de "pelagus", zona pantanosa, como efectivamente son parte de sus terrenos.




El elemento más característico es sin duda la espadaña de su iglesia, que conserva unas pinturas murales en su deteriorado interior.




La población se sitúa en un bucólico paraje al pie de un antiguo sendero montañero que comunicaba con Álava, el llamado "paso malo".




Share:

0 comentarios

Recomendamos:

LIVERPOOL: MONUMENTAL Y GEORGIANA

Tercer post dedicado a la ciudad de Liverpool y nuestra particular visión sobre esta ciudad del norte de Inglaterra. Seguimos paseando desor...