Pyongyang en cómic

Hoy toca reseña literaria, concretamente al cómic y su subgénero dedicado a las crónicas o diarios plasmados al arte de la viñeta, como en el caso del aquí ya mencionado periodista Joe Sacco.

Gracias al dibujante canadiense Guy Delisle, nos adentramos en las entrañas del posiblemente país más hermético y marciano del planeta Tierra, estoy hablñando de Corea del Norte y su capital Pyongyang.

Guy Delisle tiene la sana costumbre de relatar en formato comic-book sus  vivencias por países exóticos y lejanos. En el que nos ocupa, Delisle narra los quehaceres diarios de su experiencia laboral en la capital norcoreana.

Ya en sus primeras páginas, con el paso de la aduana y la visita obligada a la estatua de bronce del gran líder, ofrenda de flores incluida, se intuye por donde van a ir los tiros.

Mediante un trazo minimalista en blanco y negro, Delisle va desgranando detalles del estilo de vida espartano de los norcoreanos, aduladores por obligación de su gran lider Kim Jong-Il y por extensión de su antecesor y padre Kim Il-Sung. Acompañado de un guía y/o de un traductor (norma para todos los visitantes extranjeros), Delisle observa y analiza, y nos muestra sus pensamientos mediante fina ironía.



Asistimos, no sin soltar alguna media carcajada, a todo un desfile de excesos, normas absurdas, visitas a esperpénticos museos (todos del gran lider, por supuesto) o actos de rebeldía del propio autor
(como beberse una Cocacola). El autor acierta totalmente a introducir de manera sutil pero evidente, a ese gran clásico literario (y del pensamiento) como es 1984 de George Orwell. Y no sólo eso, sino que se lo presta a su traductor.

Excelente cómic para conocer desde dentro los entresijos de una sociedad y un país bastante peculiar.

Share:

0 comentarios

Recomendamos:

3 PELÍCULAS PARA SENTIRSE "ORGULLOSO"

Desde LMD, una vez más de manera oportunista nos subimos al carro de la actualidad y las celebraciones del World Pride madrileño. Y como no....