9/7/09

Watchmen: ¿Por qué he de salvar un mundo al que ya no pertenezco?


Cuando pretendemos hacer una crítica sobre una adaptación cinematográfica, de una historia escrita para otro medio, ya sea novela, teatro o cómic (como es este caso). Solemos caer en el error de valorar la película únicamente en función de la interpretación más o menos fidedigna de la obra original.

Dicen las malas lenguas que el propio Alan Moore creador de Watchmen no tiene ni la más mínima intención de ver la adaptación a la gran pantalla de su obra cumbre, después de sufrir los destrozos sufridos por algunas de sus novelas gráficas más exitosas como V de Vendetta o la Liga de los hombres extraordinarios, obras mutiladas sin piedad por parte de directores/productores sin escrúpulos.

La maniobra era arriesgada: adaptar el cómic más ovacionado de todos los tiempos, comprimirlo para la gran pantalla, realizar una revisión de escenografía y vestuario, recuperar un contexto histórico cercano pero ya obsoleto, todo esto bajo la mirada atenta y desconfiada de un sector (el del cómic) demasiado acostumbrado a sufrir decepciones. Este escollo ha sido superado indudablemente con Watchmen, una película, que sin duda, convencerá a los más puristas.

Dejando a un lado las complicaciones de la adaptación, Watchmen es quizás la película de superhéroes (si se le puede llamar así) más atípica que ha circulado por la gran pantalla.


Ambientada en 1985, en plena guerra fría, al borde de un enfrentamiento nuclear con la URSS, un grupo de antiguos superhéroes, inactivos por una orden gubernamental, vuelven a reunirse tras el asesinato de uno de ellos. Este suceso desencadena una serie de acontecimientos en los que los héroes tendrán que enfrentarse a conflictos éticos, miedos, antiguas rencillas, y serán conscientes de una misteriosa conspiración que busca desacreditarlos.

Enmarcado en una atmósfera cercana al cine negro más clásico, Watchmen nos sumerge en la decadencia de un grupo de superhéroes víctimas de las debilidades más humanas. Una película rebosante de intriga y drama sin dejar de lado la acción más espectacular, todo esto, apoyado en una trama brillante y un guión excepcional, reflexionando sobre el punto de vista psicológico de los superhéroes, muchos personajes del film son psicópatas, amorales o fascistas, cargando el film de grandes dosis de violencia, y rompiendo el tópico de héroes y villanos,no exento de una contundente crítica política...En resumen, no es Los 4 fantásticos. Además de todo eso, sale un pene de color azul, y no es de un pitufo precisamente....




Y es que los tiempos están cambiando como dice Bob Dylan en la canción con la que arranca la película.




Puntuación: 8

No hay comentarios:

Recomendamos:

LMD PRESENTA: I FESTIVAL DEL CÍRCULO HAUSISTA

Desde LMD nos complace presentaros y sumarnos gustosos a este Festival de cine (Vía Telegram) que empezó este pasado 1 de Noviembre y...

LOS MÁS POPULARES: