CRÓNICAS BALCÁNICAS: SARAJEVO, CICATRICES DE UNA GUERRA (I)

Sarajevo (413.000 habitantes) siempre ha sido un cruce de caminos, una encrucijada entre dos imperios, donde varias culturas y religiones han vivido más o menos en armonía, conocida con el algo exagerado apelativo de: La Jerusalén de Europa donde en apenas unos 300 m.  te puedes topar con una iglesia católica, una ortodoxa, una mezquita o una sinagoga...Sarajevo es un claro ejemplo de convivencia y resurgimiento a pesar de que aún se palpa en el ambiente una "guerra fría" que existe entre bosnios y serbo-bosnios de la República de Srpska con el que comparten el país. 

Es por eso que se mantiene como una de las joyas aún muy poco visitadas de los Balcanes, conservando una gran autenticidad, una gran ciudad que queda un poco lejos de  ser bella pero que desprende un  halo de realismo mágico en la que perderse es todo un placer para los sentidos, por otro lado, la ciudad ha sufrido los horrores de la guerra como ninguna otra en la llamada Guerra de los Balcanes... pero poco a poco, Sarajevo se lame sus heridas para dar paso a una de las ciudades más fascinantes que he conocido aunque no lo parezca desde el exterior. 


Vijecnica: Antigua biblioteca de Sarajevo, destruída en la guerra y actualmente Ayuntamiento


Inat Kuca: La Casa del necio justo en la otra orilla del Ayuntamiento, llamada así porque el dueño se negaba a derribarla ante la imposición del gobierno y fue cambiada de lugar, ladrillo a ladrillo.





Sarajevo está diferenciado en dos grandes bloques: La parte otomana y la parte austro-húngara, dos barrios situados en la orilla norte del río Miljacka y separados en una misma calle que cambia de nombre, pasa de llamarse Saraci a Ferhadija, dos contrapuntos a una misma ciudad que con solo dar un paso la arquitectura y la cultura cambia por completo.



Comenzamos nuestro recorrido por Bascarsija, el barrio medieval otomano donde la sensación es la de haber viajado miles de Km. al este y situarnos en pleno Estambul, de hecho, no es casualidad, Sarajevo fue la segunda ciudad en importancia del imperio otomano y cuatro siglos de ocupación no pasan en balde.

Peluquería en Bascarsija

Calle Ferhadija, en la parte austro-húngara de Sarajevo

Catedral ortodoxa

Catedral católica de Sarajevo


Linea divisoria que parte el barrio otomano de la zona austro-húngara

Bezistán de Sarajevo


La plaza central de Bascarsija  fue el punto de encuentro entre comerciantes provenientes de Oriente y Occidente,  a su alrededor, se construyeron mezquitas, posadas, baños, bezistanes (mercados techados), escuelas religiosas, patios públicos y fuentes. Bascarsija comienza a ser el corazón de uno de los centros comerciales más importantes de los Balcanes, convirtiendo así a Sarajevo, junto con Estambul y Salónica en una de las ciudades más grandes e importantes de la región. 

Hoy en día es un barrio palpitante de gente y de vida, donde toda clase de comercios, servicios, cafeterías y restaurantes conviven, lo ideal es perderse por su callejuelas que salen de su plaza central y dejarse llevar por sus colores, sabores y olores.

Si cruzamos a la parte europea, ya no nos sorprende tanto el panorama, el bullicio de gente en la parte otomana cesa sorprendentemente y ante nosotros vemos una clásica calle comercial de arquitectura típica europea, con claros ramalazos que de manera inequívoca nos recuerda a una Viena venida a menos. Si hubiésemos cambiado de barrios a la inversa, el golpe hubiese sido bien diferente.





Sebilj de Bascarsija: Fuente pública de la época otomana y símbolo de Sarajevo



Puente Latino: No demasiado vistoso pero famosísimo por ser donde se asesinó al archiduque Franz Ferdinand y fue el detonante de la Primera Guerra Mundial.

Perros callejeros: Hay muchísimos por las calles de Sarajevo, están cuidados y censados como en Atenas

Modernos tranvías pasan al lado de decadentes edificios


Arquitectura típica de la zona austro-húngra



Museo Memorial de la masacre de Srebrenica: Apabullante y lacrimógeno




Catedral católica

La mañana siguiente de Domingo empieza temprano para dirigirse al Memorial Museo 11-07-95 sobre la matanza de Srebrenica, muy interesante e impactante, con instantáneas del fotoperiodista neozelandés Drew Godard al que ya pudimos ver fotos suyas en Mostar. 

Nuestro tour del horror continúa en el Mercado de Markale, tristemente también célebre por ser el lugar donde fue bombardeado dos veces por morteros durante el Sitio de Sarajevo. Murieron muchas personas y un pequeño monolito recuerda a las víctimas, podemos ver en el suelo las marcas de los impactos de mortero.







Por toda la ciudad podemos ver en el asfalto las llamadas Rosas de Sarajevo, son las marcas que dejaron los impactos de mortero sobre el suelo, la gente empezó a pintarlas de rojo, para que nadie olvide.

Llama Eterna por los caídos en la Segunda Guerra Mundial

Partida de Ajedrez con aficionados





Las heridas en los edificios son constantes en toda la ciudad

Los contrastes entre la parte europea y otomana, a plena luz del día son aún más evidentes, vemos una parte aún desvencijada y en fase lenta de reconstrucción, la otra parece impasible al paso del tiempo y las circunstancias, es un claro ejemplo de una ciudad desarticulada y mal gobernada, desconozco si el barrio otomano ha sido reconstruido o permaneció intacto durante el asedio a Sarajevo. 

Gazi Husrev-beg: Mezquita principal de Sarajevo






Sahat Kula: Torre del reloj


Hamman Hursrev Bey




Calle Kazandziluk: Calle de los artesanos de orfebrería

























Seguimos paseando por Sarajevo en el próximo capítulo...

Share:

0 comentarios

LOS MÁS POPULARES:

Recomendamos:

FILMOGRAFILIAS: KURT RUSSELL

66 primaveras contemplan a este actor de ojos claros y con 95 acreditaciones en películas y series desde 1962, si tenemos que definir al...