LA ETERNA PREGUNTA: ¿QUÉ ES EL ARTE? (EL ARTE ES UNA MIERDA)

Este próximo Miércoles 19, comienza en Madrid una nueva edición de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo (ARCO). Cada año, por estas fechas, expositores, galerías, artistas y coleccionistas de este elitista microcosmos social se dan cita en esta feria, considerada como las más importantes del circuito internacional.

Para el público en general, neófito o ajeno a este mundillo, entendidos en la materia o simplemente desconocedores por completo, siempre nos choca ver en esta feria algunas obras (autoproclamadas) de arte.

Los medios de comunicación se encargan cada año de sacar a la palestra una obra "polémica", si no, recordad la obra del artista Eugenio Merino, que metió una figura de Franco en una nevera de Coca-Cola en la edición de 2012.

Estupendo... ¿pero esto es arte?. Para mí no lo es.

Pero amigos, esa es simplemente mi opinión, alguien se encargará de calificarla como extraordinaria, esa es la eterna pregunta que jamás tendrá una respuesta absoluta.



Y yo me pregunto casi siempre:

¿Somos en general unos absolutos ignorantes del arte moderno o conceptual?
¿Tenemos derecho el populacho a opinar sin temor a que un crítico petulante nos tache de ignorantes sin sensibilidad artística?
¿Hace falta ser realmente un entendido de la materia para opinar sobre lo que nos gusta o lo que no?

Obviamente, todos tenemos derecho a opinar sobre la calidad de una película, grupo de música o novela en cuestión, aunque parece ser que esta afirmación de una lógica aplastante, no parece hacerse extensible al mundo de las artes plásticas. ¿Verdad?.

Esta reflexión en sí, era para presentaros unas "obras de arte conceptuales" que a mi juicio dejan bastante que desear, o si no...juzgad vosotros mismos.

MIERDA DE ARTISTA


Piero Manzoni en 1961 tomó sus heces, las embaló en 90 frascos y las presentó como arte. Este artista conceptual, creó una ruptura en cuanto a lo que asumimos que es el arte, quizá como una crítica sobre el arte por parte de Piero o en su lugar, el afán de enseñar cuan superficial puede ser el arte. La Tate Gallery de Londres compró una de las latas por 35.000 euros.

LA FUENTE



En 1917, Marcel Duchamp (1887-1968) presenta una fuente bajo el seudónimo “R. Mutt”, nombre de un fabricante de sanitarios neoyorquino, a la Sociedad de artistas independientes de Nueva York, con la intención de participar en un concurso del que el mismo Duchamp era jurado. Por supuesto que el rechazo no se hizo esperar: ¿cómo aceptar un urinario como propuesta artística? más aún: ¿cómo premiarlo en un concurso?. Legitimar aquello era avalar un absurdo. 
Hoy en día la propuesta de Duchamp sigue provocando rechazo o fascinación. Artistas, críticos, historiadores o museógrafos ya no pueden obviarlo. El Centre Pompidou de París, donde la "obra" se exhibe, evidencia que el arte no puede escapar de la provocación de Duchamp. La fuente (un urinario, vamos) está allí como una revolución que, curiosamente, se ha mantenido en el tiempo, como un francotirador que apunta a los más conservadores.

Share:

7 comentarios

Recomendamos:

3 PELÍCULAS PARA SENTIRSE "ORGULLOSO"

Desde LMD, una vez más de manera oportunista nos subimos al carro de la actualidad y las celebraciones del World Pride madrileño. Y como no....