12 disparos



12 disparos, esos son todos los que contabilicé durante todo el metraje de la película Mátalos suavemente de Andrew Dominik.

¿Cómo es posible que en una película de cine negro, de mafias, de crímenes y asuntos turbios sólo disparen 12 balas? ¿Cómo es posible en una película donde sale un elenco de grandes actores chungos como Brad Pitt, James Gandolfini y Ray Liotta entre otros?

Ahí amigos, está la clave de la película, nos encontramos ante un claro ejemplo de cine noir posmoderno con pretensiones artísticas. El director Andrew Dominik pretende ser una mezcla de Quentin Tarantino con los hermanos Coen. 

Y ahí es evidentemente donde falla, los personajes pasan por delante de la pantalla contando sus interioridades, casi todas las escenas son largas conversaciones entre dos personas en la barra de un bar, en el interior de los vehículos, tugurios de mala muerte, en garaje lúgubres, bajo la lluvia...

La película empieza y termina de forma abrupta, con un epílogo soberbio, transcurre sosegada, abusando de unos planos rodados con cámara digital que quieren jugar con el preciosismo de Michael Mann.



El punto fuerte de la película es su sólido guión, pero naufraga al tener una trama demasiado simple para esta  clase de género. Aún así la película es muy entretenida y se deja ver.

Andrew Dominik con sus ínfulas artísticas desorbitadas, quiere jugar en la primera división de los grandes directores del cine criminal, pero este rol aún le viene muy grande.


PUNTUACIÓN: 



Share:

0 comentarios

Recomendamos:

FILMOGRAFILIAS: KURT RUSSELL

66 primaveras contemplan a este actor de ojos claros y con 95 acreditaciones en películas y series desde 1962, si tenemos que definir al...

LOS MÁS POPULARES: