LA LA LAND: OTRA VEZ EL SUEÑO AMERICANO

 LA CIUDAD DE LAS ESTRELLAS (LA LA LAND)

Título original: La La Land
Director: Damien Chazelle
Duración: 127 min.
Música: Justin Hurwitz
Fotografía: Linus Sandgren
Reparto: Emma Stone, Ryan Gosling, John Legend, Rosemarie DeWitt, J.K Simmons, Finn Wittrock, Sonoya Mizuno, Jessica Rothe, Jason Fuchs...

Sinopsis:  Mia, una aspirante a actriz que trabaja como camarera, y Sebastian, un pianista de jazz que se gana la vida tocando en sórdidos tugurios, se enamoran, pero su gran ambición por llegar a la cima amenaza con separarlos.



Yo en realidad vine aquí dispuesto a odiar con todas mis fuerzas a La La Land como si no hubiera un mañana, pero quizá tenga que tragarme en parte mis palabras y mis prejuicios que iban claramente orientados a dinamitar esta película como si de un vulgar "hater" de Nolan se tratase. No voy a extenderme demasiado en algo que ya he manifestado algunas veces por este medio.

Soy un odiador compulsivo de los musicales en el cine, sobretodo esos que se ajustan más al musical clásico hollywoodiense, donde las coreografías y melosas canciones interrumpen de manera continua un intento de coherencia narrativa en el film de turno, sacan lo peor de mí, se me hacen bola, me agotan psicológicamente y me parecen ridículas, de todas maneras, los musicales me parecen un espectáculo muy digno pero que deberían ser consumidos fuera del séptimo arte.


 Pero antes de nada tengo que manifestar que afortunadamente La La Land no es tan musical como aparentemente nos la vendían al principio. ¡Oh sorpresa!.

No seré yo quien ponga en duda las capacidades de Damien Chazelle, más bien al contrario, estamos hablando del director de "Whiplash" posiblemente la mejor película de los últimos 10 años. Y también algo ninguneada.

Obviamente, ni que decir tiene que La La Land, no se le acerca ni de lejos a la genialidad y visceralidad del primer film de Chazelle, una persona que nos deja claro en sus dos películas que es un gran amante y conocedor de la música, especialmente del complejo y elitista género del jazz.

Centrándonos exclusivamente en La La Land, vaya por delante que no comparto para nada ese desmesurado entusiasmo de crítica, académicos y público por  esta película, que no obstante, al ir con unas expectativas tan bajas ha terminado por agradarme. Pero sin chuparnos mutuamente las pollas, claro está...

Debemos diferenciar La La Land en dos partes claramente contrapuestas: Nos encontramos con una primera parte luminosa y algo "camp" donde la mayoría de los números musicales se concentran en este tramo (Ese número musical que abre la película es totalmente incoherente con el resto del film), donde las referencias y homenajes al cine clásico son casi groseras e insustanciales, es una gran paja hecha con amor a los académicos que votan con ese anhelo del Hollywwod clásico.


 Así se da paso a un segundo segmento donde la cinta se torna más oscura y carente de coreografías, es aquí donde hace acto de presencia el drama y los dilemas existenciales de la película, esa fábula sobre la ambición de una vida mejor "La búsqueda del sueño americano" "Perseguir nuestros sueños" que ya hace referencias con bastante mejor acierto y maestría en "Whiplash".

El guión es previsible, sustentado por las correctas interpretaciones de Ryan Gosling y Emma Stone, que no pasaran a la historia del cine contemporáneo ni de lejos, no obstante, Emma Stone sabe llevar a su personaje a un punto interpretativo más complejo que el de su compañero de reparto, más plano e insustancial.

El vestuario y diseño de producción es impecable con una ciudad de Los Ángeles onírica, idealista y atemporal y una magnífica fotografía que hace uso de los tonos azulados, luces de neón, colores excesivamente saturados y anocheres bucólicos, que incluso donde los personajes se permiten ironizar sobre ello.

Seguramente La La Land este año será sepultada de premios Oscar en la Gala del próximo mes de Febrero, mi sensación es que nos encontramos ante una película digna y correcta que detrás de su exagerado "hype" por parte de la prensa especializada, una excelente campaña publicitaria y su algo tramposo guión, nos muestra la historia de dos inconformistas que perseguían un sueño y cruzaron sus caminos. Potenciado por un agridulce final que tanto me gusta ver en las películas y su gran canción original "City of the stars".
Los números musicales y las escasas coreografías no son más que un envoltorio preciosista de una historia común y mil veces contada en el cine.

Al fin y al cabo, nos están contando la misma historia que "El bar Coyote" en mayor o menor medida...




Share:

0 comentarios

Recomendamos:

LIVERPOOL: MONUMENTAL Y GEORGIANA

Tercer post dedicado a la ciudad de Liverpool y nuestra particular visión sobre esta ciudad del norte de Inglaterra. Seguimos paseando desor...