BASED ON TRUE STORY: HENRY, RETRATO DE UN ASESINO

Muchos pensamos que no es necesario buscar historias de terror en la ficción, en numerosas ocasiones la realidad nos ofrece ya sobradamente esos horrores cotidianos, por eso en ocasiones la ficción es incapaz de superar la realidad en la que vivimos, así que muchos directores de cine o avispados guionistas, lejos de intentar romperse la cabeza buscando la historia ideal para atraer al público, deciden mirar a su alrededor, bucear en las hemerotecas, expedientes policiales y descubrir la oscuridad que habita en el mundo real...

Veamos un primer ejemplo de una serie de entregas llamadas "Based on true story" sobre películas pertubadoras que se inspiraron claramente en hechos reales:


HENRY, RETRATO DE UN ASESINO (John McNaughton, 1986)






LA PELÍCULA CUENTA: 

Henry Lee Lucas tuvo una infancia muy desgraciada y acabó en la cárcel por acuchillar a su madre. Una vez en libertad, se convierte en un asesino que escoge a sus víctimas al azar y cada vez utiliza un método distinto con el fin de no ser descubierto. Otis, un tipo que conoció en prisión, es su cómplice. 

Un día llega Becky, la hermana de Otis, y se queda a vivir con ellos. Pronto entre ella y Henry surge un sentimiento mutuo de atracción. Una noche, Otis y Henry salen de juerga y matan a dos prostitutas en un callejón. Desde entonces, la sed de sangre que se apodera de ellos no conoce límites. Henry, retrato de un assino se ha convertido a través de los años en una película de culto, un hito del cine de psychokillers de los 80 y magistralmente interpretada por Michael Rooker. 

Rodada con cuatro duros y con mucho aroma a cine independiente, ha sabido perdurar gracias a su ambiente malsano y su crudeza aséptica, la de un asesino casi accidental, que mata sin haberlo premeditado, sin ningún tipo de motivación o trauma previo.



 LO QUE PASÓ EN REALIDAD:

 La película está basada en la vida de Henry Lee Lucas que tenía como cómplice a Ottis Toole y estaba enamorado de su sobrina Frieda Powell. Lucas confesó haber matado a más de 600 personas, pero no hay evidencia que respalde su confesión y sólo se pudo demostrar el homicidio de once personas, incluyendo a Frieda. Como no hay nada real para apoyar las confesiones de Lucas, la películas está basada en lo que le dijo a la policía, no en los hallazgos de los investigadores. De cualquier manera Lucas pasó el resto de su vida en prisión.


Share:

0 comentarios

Recomendamos:

3 PELÍCULAS PARA SENTIRSE "ORGULLOSO"

Desde LMD, una vez más de manera oportunista nos subimos al carro de la actualidad y las celebraciones del World Pride madrileño. Y como no....