15/3/15

LOS MEJORES THRILLERS POLICÍACOS DE LA HISTORIA DEL CINE (II) (DEL 19 AL 11)






















Pues continuamos repasando la lista del mejor cine criminal de la historia del cine, repasamos las posiciones del puesto 19 al 11.





























Harry Caul, un detective de reconocido prestigio como especialista en vigilancia y sistemas de seguridad, es contratado por un magnate para investigar a su joven esposa, que mantiene una relación con uno de sus empleados. La misión, para un experto de su categoría, resulta a primera vista inexplicable, ya que la pareja no ofrece ningún interés alguno. Sin embargo, cuando Harry da por finalizado su trabajo, advierte que algo extraño se oculta tras la banalidad del caso, ya que su cliente se niega a identificarse, utilizando siempre intermediarios. 



























El mediocre director Bryan Singer, firma en este film, uno de los mejores finales del cine contemporáneo, un juego del ratón y el gato, donde nadie es quien parece ser...



























Nolan dirigió este confuso thriller donde el espectador tiene que ir armando el complicado puzzle de un investigador amnésico que busca al asesino de su mujer.


























"El padrino" es un drama que representa la cumbre de las películas de gangsters. En ella se utiliza el marco de la mafia para narrar una espectacular tragedia griega, colosal, épica, que se ha hecho un hueco imborrable en mi memoria. No creo que "El padrino" sea la principal influencia de "Uno de los nuestros", pero siempre que veo esta última tengo la sensación de que se trata de una revisión de aquella, despojándola de toda historia y haciendo todo un recorrido por los entresijos de la mafia. Y el resultado es monumental.



























Pocas veces la América profunda ha sido tan bien retratada en el cine como en esta película que nos introduce de lleno en las cloacas del racismo, la corrupción y del odio irracional puro y duro. 1964: Dos agentes del FBI se harán cargo en un pueblo sureño de la investigación de la desaparición de varios activistas de los Derechos Humanos.



























Lo que, en manos de cualquiera, habría sido otro thriller truculento sobre un psychokiller, aquí obró el milagro y se convirtió en todo un referente del género y, por demás, en un clásico. ¿Los culpables? Una espléndida Jodie Foster interpretando a una frágil, pero a la vez poseedora de una hermética y extraña fortaleza, Clarice Starling, un Jonathan Demme en plena forma y, sobre todo, un actor, un personaje, un rostro, una voz y una mirada que han calado en el imaginario colectivo como pocas veces en la historia del Séptimo Arte. Hablo, claro, de Anthony Hopkins y su Hannibal Lecter, toda una magistral (y terrorífica) recreación que provoca fascinación, amor, odio, repulsión, admiración y mucho miedo.


























El fotógrafo Sam Hendrix conoce en un avión a una modelo. La joven lleva consigo una muñeca llena de droga y la cambia por una muñeca de regalo que lleva Sam sin que éste se dé cuenta. Más tarde, en Greenwich Village, dos delincuentes que tratan de recuperar la droga se encuentran en el apartamento del fotógrafo con Roat (Alan Arkin), un despiadado criminal que ha asesinado a la modelo porque intentaba traicionarlo. Su conversación se ve interrumpida por la llegada de Susy (Audrey Hepburn), la esposa de Sam, que es ciega. 



























El film suma crimen, drama, neo noir, misterio, thriller y mafia. Desarrolla un relato complejo y cruel sobre una organización secreta de la mafia rusa, llamada Very V Zakone, establecida en Londres, donde se dedica al crimen y al tráfico de armas, drogas y personas. Extiende sobre el mundo una mirada inquietante y desoladora, inspirada en una concepción trágica sobre la injusticia. Juega con personajes oscuros, ambivalentes y ambiguos, que muestran sólo una parte de su personalidad, de su presente y su pasado y de sus proyectos y ambiciones.



























Espectacular y divertidísima pelicula de gángsters de Guy Ritchie. El principal reclamo de esta pelicula es el frenético ritmo que imprime desde el comienzo, al más puro estilo videoclipero, fusionando con maestría las imágenes y la música. La trama es absorbente, con un buen argumento, personajes de lo más peculiar, situaciones que en ocasiones rayan lo absurdo y ácidos diálogos. Los actores hacen un papel soberbio, en el que destacan Brad Pitt, Rade Serbedzija y Vinnie Jones (que prácticamente se interpreta a sí mismo).

No hay comentarios:

Recomendamos:

LMD PRESENTA: I FESTIVAL DEL CÍRCULO HAUSISTA

Desde LMD nos complace presentaros y sumarnos gustosos a este Festival de cine (Vía Telegram) que empezó este pasado 1 de Noviembre y...

LOS MÁS POPULARES: