Apadrine a un millonario


Hay una familia en este país que las está pasando canutas: los Preysler. Y es que la filipina más conocida de España confesó a unos reporteros de Callejeros durante la grabación de un reportaje que ahora gasta mucho menos que antes:“Yo me aprieto el cinturón”, pero de Versace, supongo. Resulta que ahora la pobre Isabel ya no sabe qué tiene que estirar más, su bolsillo o su piel. Desde que Ambrosio no le trae los Ferrero en los anuncios parece que la Preysler ya no está para fiestas: “Hay gente cercana que no tiene trabajo”,  y en eso hay que darle la razón, algunos de sus hijos no han dado ni un palo al agua en toda su vida.
No es la primera vez que en estos días aciagos para nuestras libretas bancarias  algún miembro de la jet set se pronuncia sobre sus penurias monetarias.   Si no que se lo digan a Tita Cervera, que tuvo que vender uno de sus mejores cuadros para “solucionar sus problemas de liquidez”.  Y  eso, a pesar de asegurar que ella  “es una persona muy austera”. Parece que no, pero los niños de papá también lloran, Chanel nº5 para ser exactos.
Tan cuesta arriba está la cosa para la aristocracia que Carmen Lomana se decidió hace unos meses a dar en twitter su receta contra la crisis: “Fuera autonomías, fuera tanto derroche”. Vamos el España una y no cincuenta y una de toda la vida pero en versión Barrio de Salamanca. Lomana lo tiene claro, la culpa de la miseria que amenaza a nuestras arcas la tienen los políticos: “No más impuestos para que ellos vivan como Pachas sin pegar ni golpe. A fregar el pasillo y freír huevos”. Algun currante tenía que decirlo. La pena es que sea precisamente ella, que cobra del erario público por encargarse de la sección de cultura en el programa de las tardes de TVE. No se extrañe lector, he dicho cultura sí, y es que la buena de Carmen ha demostrado sobradamente estar cualificada para el puesto, como cuando dijo que la crisis es más dura para los ricos porque “los pobres están acostumbrados de siempre a la crisis”. Si es que nos viene de serie.
Cómo nos vamos a quejar nosotros, los sucios mortales que nos levantamos para sellar el paro, de lo mal que está todo si la Preysler ya no tiene para yates. Y todo eso a pesar de que  a principios de año se demostrara que las rentas más altas habían logrado ganar un 6% más en el peor año de la crisis hasta el momento o de que la llegada del Partido Popular supusiera el fin del debate sobre los impuestos a las grandes fortunas. No os extrañéis de que estos días, cuando paséis por Preciados, Ramblas o Juan de Austria, os pare un chico con rastas para pediros dinero para la causa: apadrinar a un rico es apadrinar a España.
23. noviembre 2012 by Carlos Torres (Público)



Share:

0 comentarios

Recomendamos:

FILMOGRAFILIAS: KURT RUSSELL

66 primaveras contemplan a este actor de ojos claros y con 95 acreditaciones en películas y series desde 1962, si tenemos que definir al...

LOS MÁS POPULARES: