The Killing

El otro día estuve repasando y haciendo borradores para hacer la tradicional lista de las mejores películas en lo que va de 2011, y a decir verdad el panorama (de momento) tampoco es demasiado alentador.

Podría decirse que el mejor cine visto este año proviene de la TV, concretamente de las series, un formato audiovisual televisivo que está atravesando por sus mejores momentos. Y es que a día de hoy, el mejor cine que se está haciendo actualmente no lo veremos sentados en una oscura sala de cine, sino en nuestra sofá, y en un formato más comprimido, un pildorazo de calidad técnica, argumental y actoral con una duración entre 40 y 55 minutos, depende del episodio o serie de turno.

 Gran culpa de esta llamada "Edad de oro de la ficción televisiva" la tienen canales por cable y satélite como la (mítica) HBO y la más reciente AMC.

Y precisamente gracias a la AMC es donde he encontrado la revelación del año, el mejor episodio piloto de la historia de la TV, desde que por aquel ya lejano año 1990, un tal David Lynch dirigiera el magistral piloto de Twin Peaks.



Y así, con el listón tan alto es como me atrevo a definir una serie como The Killing, que para más inri se trata de un remake de la serie danesa Forbrydelsen, ¿Demasiado descabellado al tratarse de un remake? En pocas ocasiones, el remake ha superado a la original, quizás nos encontremos en una de estas ocasiones.

La serie está ambientada en una lluviosa y oscura Seattle, comienza con un asesinato de una adolescente y una policía que afirma que sera su último caso en esa ciudad, todo un clásico en las películas de Domingo por la tarde. Pero hasta ahí llegan las similitudes.

The Killing te va dando las pistas poco a poco, la investigación avanza lentamente y la serie pone mucha énfasis en dar la máxima información sobre todos los personajes de la trama, sobre sus pasados, sus intereses y sobre todo sus problemas. No es una serie de acción policíaca, los avances en el caso se dan a pequeños pasitos que muchas veces no conducen a nada, consigue que te sientas tan perdido y frustrado como lo están sus protagonistas.


Los personajes están muy elaborados y muy bien interpretados, la dirección de la serie es exquisita y la ambientación sublime, la fotografía, los paisajes y escenarios  ayudan a darle a todo el conjunto un aire más oscuro y opresivo, es quizás uno de los puntos más fuertes de la serie, al más puro estilo Seven.

A falta de ver como termina y  si no se les va de la mano la trama a los guionistas, ahora mismo parece una serie de gran calidad y muy recomendable. Se quiere parecer mucho a Twin Peaks, pero Rosie Larsen es casi tan misteriosa e inolvidable como lo fué Laura Palmer.

Puntuación: 8

Share:

0 comentarios

LOS MÁS POPULARES:

Recomendamos:

FILMOGRAFILIAS: KURT RUSSELL

66 primaveras contemplan a este actor de ojos claros y con 95 acreditaciones en películas y series desde 1962, si tenemos que definir al...