11/11/08

Efervescente Berlín



Berlín es una ciudad a la que uno va atraido por su historia y regresa de ella fascinado por su modernidad, y ahí es precisamente con ese equilibrio entre pasado y futuro hace de Berlín una ciudad para revisitar continuamente. La oferta cultural es apabullante: exposiciones,festivales de cine y música, teatro, musicales,conciertos de todos los géneros...y cerveza, mucha cerveza: PAULANER, JEVER, ERDINGER, BERLINER, BECK´S, GEORGEBRÄU BRAUHAUS, FRANZISKANER, WEIBERHASSE, NEUNSPRINGER...el paraíso cervezil con permiso de Bélgica.





Por eso Berlín se escribe con B de Botellón, el berlinés medio va caminando por la calle y en el metro con su cervezaca de medio litro, eso sí, ni se te ocurra derramarle a un alemán la cerveza en un concierto porque su correcta amabilidad se convierte en mirada asesina, al final se soluciona invitándole a otra cerveza y como si nada...




Berlín tiene más o menos los mismos habitantes que en Madrid pero al ser el doble de extenso que Madrid la sensación de aglomeraciones es nula y lo atascos inexistentes, claro, también ayuda que esta gente usa la bicicleta y los conductores y peatones les respetan. Berlín es totalmente llana... Aparte de que tienen una red de transportes muy rápida, eficiente e intuitiva con estaciones inmensas y con su centro neurálgico de la red en Alexanderplatz, por decir algo, porque Berlín tiene muchos centros neurálgicos....el contraste de la moderna zona Oeste con la sobria y alternativa zona Este.





Y si tengo que quedarme con una zona sin duda la zona de Berlín Este: la "independiente" Prenzlauer Berg y la "mestiza" Kreuzberg historia y cultura alternativa van de la mano, dos barrios efervescentes donde las últimas tendencias en moda y cultura se fija toda Europa...La "ostalgie" como ellos la llaman, el juego de palabras de "nostalgia del Este", nostalgia de la Alemania comunista, nostalgia de todo los objetos, ropa y costumbres de aquella época tan bien reflejada en la película "Goodbye, Lenin" empezando por las chocolatinas de la extinta RDA y los teléfonos retro de color naranja y terminando por los Ampelmann, los célebres peatones de los semáforos de Berlín Este.





Luego ya si eso iré contando más y subiendo fotos al Picasa.



1 comentario:

Clara dijo...

Ramix muy buena tu crónica.. me alegra que hayas descubierto tantas cosas de tu agrado en la capital alemana.. es un sitio al q hay que volver, tienes razón.. yo me quedé con las ganas de ver mucho mas... Te eché de menos en madrid.. pero espero verte en navidad en los infantes.. besets!

Recomendamos:

2017: LAS CANCIONES (NACIONALES) DEL AÑO

2017: LAS CANCIONES NACIONALES DEL AÑO 20. MISHIMA - Qui més estima 19. DETERGENTE LÍQUIDO - Grimas y meriendas 18. WILD HONE...