El inquilino canino

julio 07, 2011


 Estos últimos días hemos tenido un invitado en casa, el susodicho huésped se trataba de un pastor alemán de 3 meses que vino para quedarse unos días de visita, a Tequila la idea no le entusiasmó de primeras pero tras unas cuantas escaramuzas y roces varios por los juguetes y el territorio a compartir, los dos adversarios llegaron a un acuerdo: para llevar mejor la convivencia, los dominios de uno sería la cocina y el salón para el otro.

Al final la paz reinó y poco a poco fueron haciéndose coleguillas como si de una  "Buddy movie" se tratase. La visita terminó y cada uno prosiguió con su atareadas vidas, pero se había forjado una amistad.



You Might Also Like

0 comentarios

Recomendamos:

CRÓNICAS DE INDOCHINA: HANOI, EPÍLOGO DEL CAOS

...Y así, todo viaje que comienza, tiene su fin, aunque sea de manera inesperada. En nuestros planes previos, la capital de Vietnam no es...