Kitkate en Buenos Aires (2)



Y pensar que hubo quién expulsó espumarajos por la boca cuando se hizo público quienes éramos los tocados por la mano de Dios para venir a Buenos Aires. Ja!

Lo que estamos currando señor!! Lo cierto es que está resultando todo un reto para mí y pese a ser una experiencia temporal creo que le estoy sacando jugo.

Tengo a siete pupilas bajo mi tutela, e intuyo que lo estoy haciendo bien. Me hacen mucho la pelota. Y he de reconocer que me encanta. Desconocía yo en mi, que se me diera tan bien mandar! Son receptivas, encantadoras y me invitan a cumpleaños.

Pese al madrugón, que la señorita está en pie a las 02:30 AM, las horas pasan rápido. Tanto que sin darme cuenta llevo dos semanas aquí.

Ya estoy ubicada en el barrio,y he encontrado cierta rutina en las cosas que antes eran diferentes para mi; se donde venden las empanadas más ricas, dónde encontrar el dulce de leche en Carrefour, cuento las distancias por cuadras, pongo lavadoras cual Sheldon Cooper en la lavadora común del edificio, ya casi no me emociono con los paseadores de perros. Me voy de cañas en las inmediaciones de un cementerio, cruzo las calles sin miedo y no me altero si el ritmo de los demás no es al que estoy acostumbrada, monto pollos y no pollos, ingreso en webs en vez de acceder a ellas, y conjugo los verbos de manera diferente.

No, si al final volveré con síndrome de Estocolmo de ese.

Esther Kitkate.

Share:

0 comentarios

Recomendamos:

3 PELÍCULAS PARA SENTIRSE "ORGULLOSO"

Desde LMD, una vez más de manera oportunista nos subimos al carro de la actualidad y las celebraciones del World Pride madrileño. Y como no....