LA RUTA ESCANDINAVA: ISLAS LOFOTEN (IV)
























Tras casi una semana recorriendo pausadamente el archipiélago de las Lofoten, es fácil abstraerse del mundanal ruido y formarse una pequeña rutina donde el silencio y la tranquilidad se apoderan del viajero, ya casi te acostumbras a comprar todos los días en el supermercado de algún pueblito y a cruzarte con poca gente, analizo mentalmente (siempre suelo hacerlo en cada lugar que visito) los pros y los contras de vivir en este lugar y opino que no podría pasar todo el año en una zona tan bella pero a la vez tan bucólica, demasiado aislado, tal vez, para mi gusto.

Sund Fiskerimuseum




El Cormorán (junto al bacalao) es todo un símbolo en las Lofoten
 Estamos situados en la isla de Flakstadoy, donde la mayoría de sus 1450 habitantes viven en su llana costa en torno al pueblo de Ramberg, muchos visitantes pasan de largo por esta isla en busca de paisajes más espectaculares, sin detenerse en las fotogénicas (y vacías) playas de Ramberg y Flakstad, enmarcadas en una espléndida bahía verdeazulada, el viajero de turno, le cuesta creerse que estas playas paradisíacas estén tan solitarias, pero las dudas se despejan cuando me atrevo a meter mi pie descalzo en el agua.







 Un sensacional desvío de 6 km. hacia el sur, desde la ruta E10, bajo altísimos peñascos desnudos, conduce hasta el pueblo de Nujsford, permanece intacto como si formara parte inamovible del mismo fiordo donde está enclavado, la población se extiende alrededor de su diminuto y escondido puerto. Muchos lugareños lo consideran la verdadera esencia de las Lofoten.

























Y así, entre idas y venidas por este atípico y bellísimo archipiélago, nos despedimos del Muro de las Lofoten con un sol espléndido y radiante, según avanzamos hacia la fontera sueca, el clima se va volviendo más frío y desapacible, dejamos atrás el paraíso ártico y nos adentramos en Laponia.







Share:

0 comentarios

Recomendamos:

3 PELÍCULAS PARA SENTIRSE "ORGULLOSO"

Desde LMD, una vez más de manera oportunista nos subimos al carro de la actualidad y las celebraciones del World Pride madrileño. Y como no....